La relación Intensidad – Duración en el entrenamiento de la Resistencia

Más allá de las distintas definiciones, podemos acordar que la resistencia no es otra cosa más que la capacidad de sostener un esfuerzo en el tiempo. Así, cuando un sujeto consigue realizar una actividad durante un tiempo mayor al de otro en similares condiciones, decimos que estamos frente a un individuo más resistente.

Sin embargo, en el ambiente del entrenamiento deportivo es importante resaltar dos conceptos que pueden definirnos una realidad mucha más compleja: la intensidad y la duración.

A partir de estos dos conceptos, el término “resistencia” comienza a tomar una nueva dimensión. Si nos referimos a la intensidad, esta claro que no es igual la velocidad de corredor de 100 metros a la de un montañista que camina con 15 kilos sobre la espalda. El corredor necesitará resistencia para soportar una alta intensidad de trabajo durante unos 10 segundos, mientras que en el segundo caso, la resistencia será necesaria para soportar una intensidad más baja durante unas cuantas horas.

Este análisis nos muestra una relación muy clara: la intensidad es inversamente proporcional a la duración. A medida que la duración aumenta, la intensidad disminuye, y viceversa. En ambos casos, el tipo de resistencia es diferente.

Cuando estamos frente a un trabajo de baja o media intensidad, y por lo tanto de larga duración, decimos que estamos ante un esfuerzo “aeróbico”. Por el contrario, frente a un trabajo de alta intensidad y corta duración estamos frente a un esfuerzo del tipo anaeróbico. Ahora bien, ¿de dónde salen estas palabras? La respuesta es muy sencilla.

Nuestro organismo puede producir energía a través de dos vías: una aeróbica y otra anaeróbica. La primera se basa en un sistema de producción de energía que emplea oxígeno como parte vital de su accionar, mientras que la segunda vía prescinde de éste elemento. Así, el sistema anaeróbico brinda energía más rápidamente ya que su mecanismo de producción es más corto. Sucede al revés con el sistema aeróbico, el cual es más lento, ya que tiene más pasos.

Ahora el panorama es más claro. Si necesito energía de rápida disponibilidad, mi organismo la producirá por vía anaeróbica. Cuando la disponibilidad no sea tan importante, lo hará por vía aeróbica. La necesidad de energía se traduce en intensidad de trabajo.

Posts relacionados:

About these ads

7 pensamientos en “La relación Intensidad – Duración en el entrenamiento de la Resistencia

  1. Hola Erik, como estas ?
    la resistencia aerobica se puede conseguir de 2 maneras… con volumen de trabajo y con intensidades maximas relativas?
    o sea… volumenes altos y con la sumatoria de volumenes bajos con intensidades media-alta.
    es la misma resistencia aerobica la que consigo?

    gracias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s