El inicio del atletismo femenino

Los Juegos Olímpicos son un legado griego. Los griegos, famosos en la historia por el incríble aporte que han realizado a la sociedad occidental, pensaban que los derechos ciudadanos sólo podían ser reservados a los hombres libres, privando así a las mujeres y a los esclavos de tales facultades. La mujer, como era de esperarse, no estaba bien vista en dicha sociedad. Los Juegos Olímpicos eran, por lo tanto, un evento reservado para los hombres. Si una mujer violaba la ley, la pena era la muerte.

Cuenta la historia que en el año 396 a.C., Ferenice de Rodas, hermana de varios campeones, ingresó disfrazada al estadio para ver competir a su hijo. Tras su triunfo, Ferenice corrió a felicitarlo. Por desgracia, su túnica se abrió y su identidad fue descubierta. El reglamento era claro: las mujeres no podían entrar al estadio. El castigo era la muerte, pero su pertenencia a una familia de atletas ganadores la salvó. Desde entonces, los griegos decidieron que mientras se compitiera los entrenadores debían esperar desnudos en una habitación cerrada.

Lejos de aquellos tiempos, en el apogeo vanguardista, la aparición del cine sonoro y los viejos recuerdos de la primera guerra mundial, los Juegos Olímpicos de 1928 celebrados en Amsterdam resultarán los más amistosos que se recuerden. La pista se estandarizó en 400 metros y por primera vez… compitieron mujeres.

Cuatro años antes el Comité Olímpico Internacional (COI) había votado a favor de la inclusión de las mujeres en el programa olímpico, y finalmente el sueño de las primeras atletas se hizo realidad. Fue sólo en algunas pruebas, pero era el comienzo. El paso estaba dado y no pasaría mucho tiempo para empezar a contemplar increíbles récords.

Así fue como 56 años después,las mujeres rompían con el mito de su incapacidad para correr distancias largas. En el magnífico escenario de los Juegos Olímpicos de Los Angeles, en 1984, la norteamericana Joan Benoit se consagró como la primera ganadora de los agotadores 42 kilómetros con 195 metros. Pero el final fue memorable por partida doble. La corredora Gabriela Andersen, casi al borde del desmayo, consiguió ingresar al estadio en medio de una ovación impresionante. Les dejo el video, donde se observa el triundo de Benoit y la fuerza de voluntad de Andersen. Es curioso escuchar al relator diciendo “un espectáculo grotesco”. Es obvio que hay gente que no entiende nada…

Anuncios

2 pensamientos en “El inicio del atletismo femenino

  1. micaela:
    En todos los deportes con pelota es igual:
    Se realiza un saque lateral cuando la pelota se va por alguna de las dos lineas laterales.
    Se realiza tiro libre cuando hay una infraccion, y/o para reanudar el juego.
    Saludos y hasta pronto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s