Handball: la preparación física de la defensa

Para esta entrada tendremos en cuenta 3 tipos de defensa:

  1. La defensa hombre a hombre
  2. La defensa 5:1
  3. La defensa 6:0

1) La defensa hombre a hombre

La defensa con marca personal es, por lejos, la más exigente de todas. Absolutamente nada se comparada, desde el punto de vista del gasto energético, a seguir a un jugador a través de todo el campo de juego. Incluso cuando la defensa es sólo en mitad de cancha, continúa siendo la más agotadora.

En este sistema, la responsabilidad de cada jugador en defensa es la marca de un atacante. El sistema es bueno porque rompe el ritmo de ataque, frena el pase de la pelota y el desplazamiento de los atacantes, así como los esquemas ofensivos.

Sin embargo, deja exhaustos a los jugadores ya que debe seguir a su marca por todos lados, modificando sus trayectorias de carrera adaptando siempre su posición para encontrarse entre el atacante y el arco. A su vez, el atacante lo obliga a mantener su atención al 100%, buscando robar pelotas, cortar pases, disuadir pases, tomando jugadores o colaborando en diferentes acciones defensivas.

Puede trabajarse como forma de entrar en calor o dentro de los trabajados pautados ya sean técnicos o tácticos. Su utilización desde lo físico se recomienda ya que pone en juego todos los sistemas energéticos a la vez que recrea posibles situaciones de juego. Simplemente hay que tomar algunos recaudos en cuanto a su empleo.

Si van a realizarse trabajos de velocidad o potencia, conviene que el entrenamiento de este sistema, si acaso es específico, se realice posteriormente, ya que eleva considerablemente los niveles de fatiga. Si después de un trabajo o un partido con marca hombre a hombre se plantea un trabajo de velocidad o potencia, ya sea en saltos o lanzamientos, no sólo estaríamos trabajando muy por debajo del umbral máximo, sino que además pondríamos al jugador en peligro de lesión.

Durante los primeros entrenamientos del año puede emplearse como método específico, aunque regulando variables tales como el tiempo y el espacio. Hay que recordar que la marca hombre a hombre puede realizarse en toda la cancha o sólo en espacios determinados. Cualquiera sea el caso, el entrenamiento debe finalizar con una larga e intensa sesión de flexibilidad.

Cuando las cargas de trabajo sean muy intensas y el trabajo hombre a hombre se realice durante tiempo prolongados, será conveniente pensar en tiempos de recuperación más altos. Insistimos, la defensa hombre a hombre brinda importantes ganancias tanto a nivel técnico (desplazamientos), como tácticos (atención) y físicos (gasto energético).

CONCLUSION: HAY QUE ENTRENAR LA DEFENSA HOMBRE A HOMBRE 

3) LA defensa 5:1

Se trata de la defensa cerrada en dos líneas, con 5 jugadores ubicados de manera uniforme muy cerca de la línea de 6 metros, y un sexto jugador ubicado un poco más allá de los 9 metros, en perpendicular con el punto del penal. El sistema busca fraccionar el ataque por la mitad, así como también impedir la penetración de laterales al núcleo defensivo.

En caso de emplear un sistema 5:1, será el jugador avanzado quien reciba un entrenamiento más específico, no sólo sobre su capacidad anaeróbica, sino también sobre velocidad de salida y ejecución.

CONCLUSIONES: SI CONTAMOS CON UN AVANZADO “FIJO”, DEBE REALIZAR UN ENTRENAMIENTO ACORDE AL PUESTO 

2) La defensa 6:0

Se trata de la defensa cerrada por definición, muy empleada en la actualidad por un gran número de entrenadores debido a su efectividad como a su entrenamiento. Aquí no sólo cada jugador recibe una función, sino que además dicha función es relativamente fácil de cumplir, en comparación con otros sistemas defensivos. Al tratarse de una agrupación que se ubica en una sola línea, los cambios de marca se produce en dirección derecha-izquierda, mientras que en los sistemas de dos líneas se agrega la dimensión adelante-atrás.

Es un sistema que trabaja en bloque, basculando hacia un lado y hacia el otro, siguiendo la ubicación de la pelota. La mayoría de los equipos emplea este sistema contra equipos que tengan al menos un buen lanzador a larga distancia, y además por la versatilidad que brinda a la hora de poder convertirse en otro sistema.

Al poseer poca movilidad, la exigencia desde el punto de vista fisiológico no es tan grande. Cuando la pelota se encuentra fuera de los 9 metros y volcada hacia un sector la cancha, los jugadores en defensa del sector opuesto se encuentra bastante más desocupados que sus compañeros del extremo opuesto.

Si el lanzamiento proviene desde los 9 metros o más allá, la principal actividad de los jugadores reside en saltar y bloquear. Como la ofensiva, para tratar de tener mayor efectividad, siempre busca atacar por el centro, los extremos tienen poca actividad incluso en situaciones como esta.

Cuando existe penetración del pívot, que también suele darse en la zona media de la defensa, aumenta la lucha y las posibilidades de toma. A su vez, los laterales y el central deben tener muy bien entrenados los cambios de marca. Esto les exige un alto nivel de atención, en especial ante un desdoble con el consecuente ingreso de un segundo pívot.

En base a este análisis, la imagen parece ser clara. Independientemente de que cada jugador en defensa cumple con una función y a la hora de defender todos deben cumplir con esa función, la forma que posee el sistema y la manera en que trabaja, sumado a las mayores posibilidades de éxito del ataque, demuestran que los jugadores del centro de la defensa poseen demandas distintas de los jugadores ubicados a los extremos.

Siguiendo con este razonamiento y teniendo en cuenta el entrenamiento por puesto específico, podemos planificar trabajos diferenciados para el central y los laterales, más enfocados a la capacidad de salto y la lucha. En obvio que su participación el jugadas de contraataque no será nula, pero la revisión de los datos revela que son los laterales los jugadores que más saltan durante un partido. Esto reafirma la idea de que son ellos y el central los jugadores más comprometidos en el sistema 6:0.

CONCLUSION: EL CENTRAL Y LOS LATERALES DEBEN ENFOCAR SU TRABAJO EN LA CAPACIDAD DE SALTO Y LUCHA 

3 pensamientos en “Handball: la preparación física de la defensa

  1. si ser especialista del deporte, escuchando a entrenador reconocido, afirma que la defensa 6:0, no se utiliza mas, no me acuerdo bien, hasta equipo principiante, opinion al respecto?

  2. deby:
    Yo soy tradicionalista. Vengo de la escuela de pensamiento que postula que hay que comenzar por defensas abiertas y progresas hacia defensas cerradas. Esa es mi opiníon. Si se usa o no, no me interesa. Yo uso lo que más me conviene de acuerdo a mis jugadores.
    Con respecto a lo que dije el reconocido entrenador que mencionas (que dicho sea de paso, estaria bueno que digas su nombre), no sé en que contexto lo dijo, ni en que marco, ni nada por estilo. Asi que no puedo opinar al respecto.
    Saludos y hasta pronto

  3. a mi forma de ver la defensa se utiliza o se plantea depende del rival al que te enfrentes , y la condición física de los jugadores que entrenes.. pero es importante saber también que nunca hay que morir con un solo sistema defensivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s