Las fibras musculares

Los músculos se encuentran conformados por la unión de un grupo de células que constituyen unidades contráctiles, cuya función es brindarle su capacidad de movimiento, cada una de estas unidades o células se conoce como fibra muscular.

Cuando se iniciaron las investigaciones en relación a las fibras musculares, los científicos las clasificaron dependiendo de su color. De esta manera, establecieron fibras musculares rojas y blancas, cuya principal diferencia radicaba en la cantidad de vasos sanguíneos y mitocondrias que posee cada una, siendo las rojas las que mayor cantidad concentran y las blancas menor.

Actualmente podemos diferenciar tres tipos fundamentales de fibras musculares esqueléticas:

Las fibras Tipo1, conocidas como fibras rojas (por la gran presencia de proteínas que reservan cierta cantidad de oxígeno en la fibra muscular), lentas (por su contracción) u oxidativas (por su metabolismo aeróbico);

Las fibras Tipo2, también conocidas como rápidas o blancas, que presentan ambos metabolismos energéticos (tanto el aeróbico como el lactacidémico). Éstas se diferencian y se dividen en dos sub tipos dependiendo del metabolismo que predomine en ellas:

Fibras de sub-tipo A, denominadas rápidas-oxidativas-glucolíticas, donde predomina el aeróbico; y de sub-tipo B, llamadas rápidas glucolíticas, donde predomina el anaeróbico lactacidémico.

Las fibras rojas son usualmente más pequeñas y con abundante capilarización, lo que les permite utilizar oxígeno. Se emplean en tipos de ejercicios más bien lentos y continuados, es decir, que se someten a cargas con trabajo muscular de menor intensidad, resistiendo el esfuerzo durante muchos minutos e incluso horas.

Las fibras blancas son más grandes permitiendo ejercer más fuerza, pero tienen menor irrigación sanguínea, debido a que no requieren oxígeno para la contracción. Se reclutan más efectivamente en esfuerzos musculares intensos, breves y de fuerza rápida o explosiva. Estas fibras pueden producir gran fuerza pero sólo durante algunos segundos.

El porcentaje de las diferentes fibras musculares está determinado por la genética, y el entrenamiento no lo modifica, o bien, sólo lo hace en condiciones extremas. Dependiendo del estímulo de entrenamiento se puede focalizar el trabajo sobre un tipo determinado de fibra muscular. Utilizando de forma selectiva métodos y contenidos de entrenamiento determinados se logra entrenar de forma muy específica los tipos de fibras musculares relevantes para un determinado rendimiento deportivo.

En general, no se da la transformación de fibras del tipo2 en fibras del tipo1, pero dentro del espectro de las fibras del tipo2, pueden llegar a encontrarse considerables desplazamientos.

Es posible que se produzca una rotura de las fibras, es decir, una rotura del tejido muscular, cuya gravedad depende de la extensión sobre el músculo al que afectan. Generalmente son ocasionadas por contracciones violentas del músculo, por estirones bruscos, por someterse a cargas excesivas sin haber precalentado correctamente, por golpes o caídas, o por deshidratación del músculo (al sudar) en ejercicios prolongados donde el mismo va perdiendo su elasticidad.

Este tipo de roturas se caracteriza por la aparición repentina de dolor localizado en un punto concreto. Hay gran cantidad de clasificaciones de estas lesiones, pero la más común es por el número de fibras musculares que se han desgarrado, midiéndose en milímetros o en centímetros según lo amerite.

En los casos de roturas pequeñas o leves, el dolor es la única señal y en los más graves o extensos suele aparecer un hematoma debido a la hemorragia interna. Dependiendo de la gravedad de cada caso, se definirá el tiempo de recuperación, aunque hay más variables en juego además de esto. En la mayoría de los casos lo primero que se hace es parar la actividad, reposar, aplicar frío sobre la zona dolorida y colocar un vendaje compresivo alrededor del músculo afectado. Mayormente se acompaña con una serie de ejercicios para rehabilitar el músculo con el fin de evitar futuras lesiones. Cabe destacar que ante cualquier duda o dolor debe consultar al médico de inmediato.

Sofía Contreras
soficontreras_35@hotmail.com

Bibliografía y referencias:

http://www.bioquimicayfisiologia.com/2014/04/tipos-de-fibras-musculares.html

https://www.entrenamiento.com/musculacion/fuerza/tipos-de-fibras-musculares-y-su-relacion-con-la-fuerza/

http://www.entrenasalud.es/conoce-las-fibras-musculares-y-entrena-a-conciencia/

http://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/Lesiones/lesion-muscular/rotura-fibras.html

https://www.fisioterapia-online.com/articulos/tratamiento-y-recuperacion-de-un-desgarro-muscular-o-rotura-de-fibras

http://www.dmedicina.com/vida-sana/deporte/diccionario-de-deporte/rotura-muscular.html

“Entrenamiento total”- Jürgen Weineck. Capítulos 8 y 9.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s