Técnica, táctica y estrategia

Técnica, táctica y estrategia son tres téerminos que dentro del ámbito del entrenamiento deportivo suelen confundirse. Esto obedece, en parte, a las distintas interpretaciones que los autores especialistas en el tema le dan a cada uno. Lejos de tener la verdad absoluta en las manos, éste post propone una visión que ayuda a diferenciar los tres términos. Hay que resaltar que los significados se confunden aún más cuando tratamos de identificarlos dentro de los deportes individuales y los de conjunto, ya que cuando parece que lo tenemos claro en un grupo, las diferencias se vuelven difíciles de encontrar en el otro.

Técnica

Se entiende por técnica deportiva aquellos procedimientos desarrollados en general por la práctica para responder, lo más racional y económicamente posible, a un problema gestual determinado. Puede sufrir modificaciones que corresponden a la personalidad del individuo (estilo personal) (Zach, 1971; Martin, 1977; Pietka y Spitz, 176).

A pesar de que la técnica no tiene la misma importancia en todos los deportes, su entrenamiento no debe ser descuidado.

Desde una perspectiva práctica, la técnica no es otra cosa que el gesto motor que mayores beneficios me otorga frente a una situación determinada. Se trata del “cómo” hacer algo.

Táctica

Se entiende por táctica el comportamiento racional, regulado sobre la propia capacidad de rendimiento del deportista y sobre la del adversario […] en un encuentro deportivo individual o en equipo (Weineck, 1988).

Al iggual que la técnica, la táctica no juega el mismo papel en todos los deportes. Debido a eso, su entrenamiento se ve condicionado por las necesidades deportivas específicas.

La táctica se relaciona en forma directa con la resolución de problemas. En este sentido, se trata del “qué” hacer frente a una situación determinada, evaluando en forma racional una serie de varaibles que se fianzan con la experiencia.

Estrategia

Desde la perspectiva del entrenamiento deportivo, la estrategia se define como un plan para llevar adelante una situación determinada. Un entrenador experimentado solía hacer una diferenciación entre táctica y estrategia manifestando que la primera tenía que ver con la resolución de problemas dentro de la cancha, mientras que la segunda tenía que ver con la resolución de problemas fuera de la misma.

Es como si la técnica y la táctica estuvieran puestas en el jugador, y la estrategia estuviera puesta en el entrenador. Cuando el entrenador toma la decisión de jugar de coin un sistema de ataque y defensa, está planteando una situación estratégica.

Anuncios