La suplementación con creatina

El sistema energético más poderoso del cuerpo humano es el ATP-PC. Y es el más poderoso porque entrega mucha energía en muy poco tiempo. Aunque tiene una gran desventaja: se agota en 5 segundos y tarde 3 minutos en recuperarse. En este sistema, las letras “PC” representan al fosfato de creatina. Por si todavía no lo notaron, el objetivo principal de la suplementación con creatina es aumentar sus reservas, para hacer que el sistema dure más tiempo y se recupere más rápido.

El problema de la suplementación con creatina es que cualquier deportista piensa que debe tomarla, sin tener en cuenta que a menos que se trate de deportes explosivos (saltos, lanzamientos y/o carreras cortas) la ingesta de creatina no tiene ningún sentido.

Pero entonces, ¿por qué toman creatina los futbolistas, o los que van al gimnasio buscando aumentar su masa muscular?

El punto es que los futbolistas, durante el período preparatorio (o pretemporada), realizan trabajos de fuerza máxima, lo cuales se pueden matener por más tiempo y con mejores resultados si son acompañados de suplementación. Por otro lado, los que buscan aumentar la masa muscular con creatina sencillamente se equivocan, porque la masa muscular aumenta con trabajo aneróbico láctico, mientras que el sistema ATP-PC es un sistema netamente aláctico. La suplementación con creatina solamente tiene efectos en los primeros movimientos de musculación, luego se pasa a un sistema energético distinto.

Antes de comenzar la suplementación, el deportista debería tener al menos dos años de experiencia en trabajos de fuerza máxima. Incluso así, la ingesta de creatina puede traer problemas tales como aumento de peso y retención de líquidos, los cuales a su vez pueden causar aumento de la presión sanguínea y taquicardia.

Por todo esto, los preparadores físicos, técnicos o entrenadores no están capacitados, autorizados o avalados bajo ninguna circunstancia a realizar prescripciones. La suplementación con creatina debe ser administrada por un médico o nutricionista, quienes han estudiado y son los únicos con poder de recetar.