La velocidad de ejecución en los trabajos de fuerza

Durante años,  la frase: “el gimnasio te hace lento”, mantuvo a raya a muchos planteles de fútbol, hadnball, voley y prácticamente a cualquier deporte del trabajo con sobrecarga. Los entrenadores le escapaban al gimnasio ya que temían que fuera a “relentizar” a sus deportistas. Esto, en parte, es así. Pero como veremos a continuación, el problema era que hasta entonces no se tenía en cuenta una importante variable: la velocidad de ejecución.

La velocidad de ejecución es un factor fundamental a la hora de determinar efectos del entrenamiento de fuerza. Hacer una serie con repeticiones muy rápidas y otra serie con repeticiones muy lentas trae diferentes consecuencias en cada caso. Y esto se debe, fundamentalmente, a dos motivos: el umbral de excitación de las fibras musculares y el sistema energético predominante en la actividad.

Analicemos el primer factor: el umbral de excitación de las fibras- Las fibras FT poseen un umbral más alto que las ST. Por lo tanto, si la intención es focalizar el entrenamiento sobre las fibras rápidas (ya sea porque buscamos hipertrofia, velocidad o potencia), la velocidad de ejecución deberá ser relativamente alta. Es por eso que a determinadas intensidades, los ejercicios dinámicos suelen ser mejores precursores de la potencia que aquellos que se adaptan a la Ley de Hill.

Ahora revisemos el segundo factor: la predominancia del sistema energético. Frente a acciones rápidas y explosivas, tiene protagonismo el sistema del ATP-PC. Este sistema se agota antes de los 10″. Si la intención es desarrollar este sistema, no podemos plantear trabajos poco intensos, o de baja velocidad y, mucho menos, de larga duración. Por otro lado, la recuperación debe ser tambien tenida en cuenta.

Un ejemplo fácil de interpretar son los culturistas, quienes desarrollan sus entrenamientos en base a la explotación del sistema láctico. Para ello, necesitan trabajar a intensidades cercanas al máximo, y durante tiempo superiores a los 30″. Para ello, la velocidad no puede ser alta, sino mas bien lenta y controlada, a fin de focalizar el trabajo y desarrollar la tolerancia necesaria para soportarlo.

En prácticamente todos los deportes de oposición es importante una velocidad alta de ejecución. Casi se podría decir, y casi sin miedo al error, que la velocidad siempre debe ser alta. No hay que olvidarnos de que la fuerza es una moneda de cambio muy importante en el deporte moderno. Pero no cualquier fuerza, siempre hablamos de la fuerza-potencia. Y para el desarrollo de la misma, es importante trabajar con velocidades altas.

Posts relacionados: