El arranque (Snatch)

Pocos ejercicios reúnen tantas características como el arranque: promueve altos niveles de coordinación inter e intramuscular, exige alta velocidad de ejecución, involucra a toda la musculatura, desarrolla la coordinación y el equilibrio, y además brinda resultados positivos en muy poco tiempo.

El arranque es un ejercicio muy conocido por los halterofílios, ya que pertenece al mundo del levantamiento de pesas. Con el paso del tiempo, los investigadores fueron tomando conciencia de sus virtudes, y no faltó mucho para que otros deportistas comenzaran a incluirlos en sus rutinas de entrenamiento. Hoy es muy común observar a todo un plantel de fútbol haciendo arranques, algo impensado hace unos años atrás.

El arranque no debe confundirse con la “arrancada”. La arrancada es otro ejercicio con las mismas características dinámicas del arranque, pero con una técnica diferente.

En el arranque, el ejecutante eleva la barra que descansa en el suelo hasta colocarla por sobre tu cabeza, con los brazos extendidos. Es importante que la barra ascienda lo más cerca posible del cuerpo, acortando el brazo de resistencia y protegiendo la columna vertebral, la cual debe mantenerse derecha en todo momento.

Se trata de un ejercicio que requiere de fuerza y flexibilidad, como así también de una gran destreza técnica. Es fundamental la orientación de un entrenador capacitado que conozca los detalles del ejercicio, a fin de identificar los errores y sus causas, para actuar en consecuencia.

Anuncios