Generalidades del acondicionamiento físico

Muchas veces, nos preguntamos, como podemos llegar a recorrer más distancias o determinadas acciones de juego increíbles que podemos efectuar, la contestación de esas acciones tienen que ver, con las respuestas y adaptaciones, que el hombre en el contexto de esfuerzo psíquico y físico puede hacer, gracias a los estudios realizado por Hans Selye (fisiólogo, austro-húngaro), podemos conocer como el organismo tolera estas actividades exigentes.

ESTRÉS: Alteración física o psíquica de un individuo por exigir a su cuerpo un rendimiento superior al normal.

HOMEOSTASIS: es un estado de equilibrio que se regula como un mecanismo de defensa (Ejemplo: cuando hay una infección en el organismo se produce fiebre la cual es regulado por la homeostasis equilibrando la temperatura).

RESPUESTA: Son cambios funcionales, súbitos y temporales, que se producen como consecuencia del ejercicios, que desaparecen rápidamente después del mismo.

ADAPTACION: Son transformaciones que opera un organismo viviente con la finalidad de acomodarlo a un medio diferente al suyo. Este concepto es importante dentro del campo del entrenamiento deportivo, a través de las diferentes acciones se consigue un cambio de rendimiento y como consecuencia de ello también modificaciones en la estructura celular.

El fenómeno Estrés o Stress puede considerarse como precio del desagote del organismo, conocido como Síndrome General de Adaptación. Hay 2 procesos:

Proceso de Adaptación Elemental: Son prácticas de manera inconsciente como el nacimiento, crecimiento, desarrollo, clima etc.

Proceso de Adaptación Superior: Exigen un desarrollo consciente para colmar sus aspiraciones, ejemplo. El trabajo, el estudio y el entrenamiento.

El Síndrome General de Adaptación: Tiene 3 fases:

1-Fase: Reacción de Alarma: Shock y Contrashock.       Positivo

2-Fase: Estado de Resistencia.

2-Fase: Estado de Agotamiento.                                      Negativo

Se encuentra ante un estímulo que rompe el equilibrio hasta ese momento, Shock, se nota de inmediato la capacidad del organismo para lograr Homeostasis, que produce una adaptación ante el estímulo. Se pone en funcionamiento un Contrashock mediante procesos orgánicos de protección donde aparece el Estado de Resistencia al agente excitante (adaptación al estímulo como agresión). Dependiendo del tipo de calidad del estímulo, esto marchará paralelo a una disminución de los mecanismos de defensa produciendo el Estado de Agotamiento.

SUPERCOMPENSACION

Los estímulos se pueden considerar cargas y la aplicación de los mismo producen procesos de disminución, desagote o demolición por eso es importante una recuperación, el esfuerzo debe ser compensado por el descanso, por eso cuando planificamos no solamente deben ser considerados las cargas sino también los periodos de recuperación. Ambos combinados constituyen la verdad en la ciencia del entrenamiento. Y es donde se produce la Supercompensacion.

SUPERCOMPENSACION: Es una restauración de todo lo perdido es decir se crea una mayor fuente de energía de trabajo de lo que poseía en un principio (proceso de asimilación compensatoria).

Consideraciones:

  • El periodo de Supercompensación es más rápido a medida que aumenta el rendimiento.
  • Para lograr verdaderos procesos de exaltación en la función celular se incrementa la magnitud del entrenamiento.
  • A medida que transcurre el entrenamiento la supercompensación será menor.
  • La duración del periodo de asimilación compensatoria varía de acuerdo a las características del estímulo aplicado.

Gracias a estos mecanismos orgánicos, el atleta, jugador o deportista, tienen beneficios positivos en muchos casos y en otros no tanto, pues determina que el entrenamiento con su aportes biológicos, aseguran la mejora de su performance y rendimiento.

Autor: Diego Banquero (diegobanquero@hotmail.com).

 

Anuncios

¿Qué significa “entrenar”?

“Entrenar” es construir un puente. Imaginen a dos ciudades marítimas conectadas por un puente.  Por mucho tiempo, la marea se mantiene baja y no hay tormentas. Ambas ciudades aportan dinero para la mantención del puente de madera, el cual funciona de maravilla.

Pero un buen día el clima comienza a cambiar. La marea sube y las tormentas se hacen cada vez más fuertes. La violencia de las mismas hace que el puente sufra importantes roturas, por lo que los ingenieros de ambas ciudades acuerdan en que es necesario reforzarlo. Así es como emplean placas de hierro para volverlo más resistente.

Gracias al nuevo material el puente soporta todos los embates del clima durante mucho tiempo. Finalmente, y respondiendo al ritmo cíclico de las cosas, el clima vuelve a calmarse y las tormetas amainam. Es ahí cuando lLos ingenieros observan que el mantenimiento del nuevo puente es muy alto, y en vista de que ya no era necesario, optan por volver a la vieja construcción de madera.

Aquí termina ma metáfora y empieza la ciencia. Para nuestro caso, el músculo es el puente que une dos ciudades, o dos huesos. Mientras podemos hacer fuerza con el m´sculo que tenemos, no hace falta más. Cuando entrenamos, sometemos al músculo a roturas (en rigor, microdesgarros), que ponen en riesgo su integridad. El cuerpo responde adaptándose (gracias a los ingenieros). ¿Y cómo se adapta? Reforzando la estructura muscular haciéndola más fuerte y resistente. Pero este cambio no es gratuito. Mantener el tejido vivo se traduce en un mayor gasto energético: cuanto más m´sculo tengo, más alimento necesito.

Hoy el alimento se consigue fácilmente, pero nuestro organismo no lo sabe y esta programado para gastar lo mìnimo indispensable. Por ese motivo, en cuanto ya no es necesario mantener tanto m´sculo porque las exigencias han decrecido (como sucede en el desentrenamiento), inmediatamente buscar volver al estado anterior, donde podía cumplir con las demandas con menor gasto de energía.

Entrenar, por lo tanto, es construir un puente hacia aquello que podemos rendir, respetando el principio de adaptaciòn del organismo, graficado en el concepto de la supercompensación.