El test de 1000 metros

En el ámbito del entrenamiento de la resistencia, el test de Cooper y el test de mil metros son, sin duda, los más nombrados, conocidos y practicados. Desafortunadamente, y tal como suele pasar a la hora de evaluar a los deportistas, muchos entrenadores desconocen “qué es” lo que están midiendo.

El test de 1000 metros mide la potencia aeróbica. Es decir que se trata de un test de consumo máximo de oxígeno, y que consta de cubrir un kilómetro en el menor tiempo posible. Al apreciar la distancia y teniendo en cuenta que la misma suele cubrirse antes de los cinco minutos, está claro cuáles su objetivo.

El test de 1000 metros nos ofrece dos valores: el VO2 máximo relativo y la VAM. El primero se calcula mediante la fórmula:

VO2 máx. = 672,17 – t (segundos) / 6,762

El segundo dato se obtiene mediante la fórmula:

velocidad = distancia / tiempo

Suponiendo que cubrió los mil metros en 4′ 10″ ( osea, 250 segundos) tenemos que 1000 metros dividido 250 segundos nos da una velocidad de 4 mts/seg.

Para los defensores del test, se trata de una prueba económica, fácil, sencilla y aplicable a un gran número de personas. Por otro lado, suele preferirse al test de Cooper debido a que la velocidad de carrera es más constante , y por lo tanto más confiable.

Sus detractores afirman, en cambio, que se trata de un test con bajo grado de correlación (algunos autores llegana señalar 0.79)

Como sea, no deja de ser un test de campo útil al que cualquier entrenador puede acceder. Y tal como siempre señalamos en el caso de las evaluaciones, cualquier tabla de referencia debe ser tomada con mucho cuidado. Para poder confiarnos de ellas deberíamos saber al menos los datos básicos de la muestra.  Y esta información, aún cuando de suma importancia, muy pocas veces esta presente.