Por qué NO usar el Test de Cooper

Todo testeo tiene un creador. A veces tenemos suerte de saber quién fue, y otras no tanto. Además, en ocasiones no sólo conocemos a su creador, sino que podemos acceder a su trabajo original, de forma tal que podemos leer de su puño y letra cada paso en su camino hacia el test finalizado. Esta es la suerte que corremos con el Test de Cooper, un test harto conocido cuyo trabajo original, que ha tiene más de medio siglo, es relativamente fácil de conseguir y nos permite leer al autor casi sin intermediarios.

Ahora, ¿por qué NO usar el test de Cooper? Desde ya, este artículo sólo hace una recomendación: cada uno es libre de evaluar a sus deportistas de la forma que quiera. Pero vamos a dar una serie de motivos por los cuales consideramos que ya no habría que usarlo.

Sabemos que el test es económico, fácil de realizar, aplicable a grandes grupos y supuestamente validado a lo largo del tiempo a través de una infinidad de usos (decimos supuestamente porque es sabido que el test se aplica y en ocasiones con un desconocimiento bastante importante del protocolo del mismo)

Pero he aquí algunas cuestiones que nos invitan a repensar su empleo. Por ejemplo:

  • La muestra para el estudio del test fueron 115 oficiales y pilotos de sexo masculino de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, siendo el promedio de edad de 22 años. (Cooper, 1968). Una muestra bastante distinta de los niños y niñas latinoamericanos del siglo XXI.
  • Según Cooper, (1968), la correlación del test fue de 0.897. Sin embargo, otros estudios han llegado a índices mucho más bajos.
  • Cooper reconoce que la exactitud de la estimación está directamente relacionada a la exactitud del sujeto. Lo cual es muy cierto. Tan cierto como que actualmente la aplicación del test se ha vuelto tediosa para deportistas que prefieren y responden mejor a otro tipo de evaluaciones
  • El test fue publicado en 1968, es decir que ya tiene 47 años. Que el test tenga casi medio siglo se convierte en un dato menor cuando vemos la bibliografía que utiliza Cooper, y que en algunos casos data de 1942 (72 años)
  • En su trabajo, Cooper ofrece una tabla de valoración expresada en millas. Pero no debemos olvidar la muestra de la tabla, tanto en su composición como en su historicidad. Por otro lado, polulan tablas (sobre todo por internet) que dicen ser del Test de Cooper, pero nunca sabemos si es así realmente, o en base a qué población se realizaron, o en qué momento.

Hasta aquí una somera lista de afirmaciones acerca de por qué NO usar el Test de Cooper. Podríamos citar otras tanto, más o menos técnicas, pero nos parece suficiente con lo expuesto. Queda claro que estamos reproduciendo un test que no es representativo de las poblaciones que evaluamos, que ha caducado en el tiempo y que ha dejado de ser motivante para los deportistas.

Nos parece adecuado centrarnos en las alternativas al Test de Cooper. Pero más importante que dichas alternativas, es tener en cuenta ciertos elementos que deben guiarnos a la hora de elegir un método de evaluación. Es decir, qué elementos voy a tener en cuenta cuando vaya a realizar un test. Veamos algunos:

  • Población: Ubicar el trabajo original para conocer la población sobre la que se realizó el trabajo de investigación es fundamental. Ese dato puede darnos una idea bastante precisa de si podemos aplicarlo en nuestra propia población.
  • Historicidad: Que un test tenga muchos años no es sinónimo de que sea inválido. Pero es importante notar que a veces los entrenadores se vuelven conservadores y no cambian sus métodos por costumbre. Los nuevos testeos suelen recibir un escrutiño mayor.
  • Practicidad: que el test sea económico, fácil de realizar, aplicable a mi población, y motivante para realizar. El test de Cooper cumple con casi todos los preceptos, pero el último de todos ha demostrado, sobre todo en los últimos años, una importancia capital. Desafortunadamente el test de Cooper presenta otro problema, y es su falta de especificidad.
  • Tablas: ubicar tablas e identificar positivamente la población y, en lo posible, el año en que dicha tabla fue confeccionada. Si tales datos no son posible de conseguir, sugerimos crear tablas propias. Si estoy confiado en un test y no encuentro tablas, es preferible crear las propias antes que emplear otras que no tengo posibilidad de saber quién las hizo, ni con qué criterio, ni con qué muestra.
  • Autor: Hoy es muy fácil conocer a un autor. Basta con leer con cierta regularidad los sitios especializados en ciencias del entrenamiento para saber si se trata de un autor con trayectoria o no. Está claro que un test creado por Mike Izquierdo o Navarro Valdivieso no tendrá la misma credibilidad que uno desarrollado por Eric Vallodoro.

Para sintetizar, quedan libres de elegir que testeo emplear. Lo fundamental de esta entrada no era destruir al test deCooper, sino tomar conciencia acerca de lo importante que es remitirse a los trabajos originales. Pero recordemos que no sólo podemos acudir a los trabajos originales. Hoy tenemos sitios como el Colegio Americano de Medicina del deporte y otras tantas instituciones que bridan declaraciones de posición y/o investigaciones de vanguardia que nos permiten estar actualizados y acceder a los dichos del autor sin intermediarios, salvo algún traductor de internet, que siempre es bueno tener a mano.

Entradas relacionadas:

https://entrenamientodeportivo.wordpress.com/2008/03/10/el-test-de-cooper/

Evaluaciones para un plantel de handball

¿Hay que evaluar en handball? ¿Vale la pena? Después de todo, entrenamos dos o tres veces por semana, ¿para qué vamos a gastar tiempo en evaluar? Grave error. Justamente porque hay poco tiempo es que tenemos que evaluar. La evaluación sirve para establecer criterios de entrenamiento. Nuestra falta de tiempo hace imperiosa la necesidad de priorizar contenidos, y para ello hacen falta las mediciones.

El primer test del año se realiza durante los primeros días del Período preparatorio. Si el entrenador considera que los atletas están en muy mal estado físico puede aguardar un poco más, siempre y cuando disponga de tiempo. A partir de ese primer test… todo depende.

Considerando que las capacidades a trabajar  son la fuerza, la resistencia y la velocidad, veremos en esta ocasión de qué forma podemos evaluarlas, para luego diseñar un entrenamiento acorde a los resultados.

Sin embargo, antes de comenzar, me gustaría hacer una pequeña aclaración, y es que la calidad de un test esta determina por:

•    Validez: es el grado de seguridad con que un test mide lo que dice medir
•    Fiabilidad: es una expresión de la regularidad de los resultados
•    Objetividad: es la independencia de los resultados obtenidos del evaluador

Estas variables terminan por conformar lo que conoce como coeficiente de correlación. A mayor coeficiente, mayor calidad. Pero ojo: eso no quiere decir que existan testeos malos o buenos… malos o buenos son los entrenadores cuando equivocan los criterios de aplicación.

Evaluaciones para la fuerza muscular

•    Test de 1 RM (Repetición máxima)
o    Objetivo: Medir la fuerza máxima
o    Ventajas: Tiene una relación muy alta con lo que pretende medir
o    Desventajas: No se aconseja en principiantes, no siempre disponemos de un gimnasio, se realiza en 3 o 4 ejercicios generales

•    Test en plataforma de salto (Abalakov, SJ, CMJ, DJ)
o    Objetivo: Estimar la potencia de salto y la capacidad elástica
o    Ventajas: Es una medición rápida y precisa
o    Desventajas: Hace falta contar con el instrumental necesario

•    Test de saltar y alcanzar
o    Objetivo: Estimar la potencia de salto
o    Ventajas: Es rápido, económico y fácil de realizar
o    Desventajas: No tiene la precisión de la alfombra

•    Test de lanzamiento con medicine ball (de parado o arrodillado)
o    Objetivo: Estimar la potencia de brazos
o    Ventajas: Es rápido, económico y fácil de realizar
o    Desventajas: No tiene la precisión de la alfombra

Evaluaciones para la resistencia

•    Yo-yo test (de resistencia intermitente)
o    Objetivo: Estimar la potencia aeróbica
o    Ventajas: Es fácil, rápido, estimulante, incremental y específico
o    Desventajas: Hace falta el equipo necesario

•    Test de Cooper
o    Objetivo: Estimar la potencia aeróbica
o    Ventajas: Es fácil, rápido, simple
o    Desventajas: No es incremental, tiene poca correlación

•    Test de 1.000 metros
o    Objetivo: Estimar la potencia aeróbica
o    Ventajas: Es fácil, rápido, simple
o    Desventajas: No es incremental, tiene poca correlación

Evaluaciones para la velocidad

•    Shuttle Run
o    Objetivo: Medir la velocidad y la coordinación
o    Ventajas: Es fácil, rápido, específico
o    Desventajas: No tiene

•    R.A.S.T.
o    Objetivo: Estimar la potencia máxima y mínima y el índice de fatiga
o    Ventajas: Es fácil y rápido de realizar
o    Desventajas: No es específico

Evaluaciones para el arquero

No hay datos en la bibliografía sobre evaluaciones específicas. En el libro de Litwin y Fernández aparecen algunas, pero en lo personal no me convencen demasiado. Hay muchos aspectos que quedan librados a la técnica, y terminan por modificar los resultados del test. De todas maneras, más abajo dejo los datos del libro para los interesados. En estos momentos me encuentro trabajando en un test específico para arqueros, con el objetivo de estimar la coordinación.

Para saber más:
•    LITWIN, J., FERNANDEZ, G. “Evaluación en educación física y deportes” Editorial Stadium, 1995
•    LOPEZ, E. “Pruebas de aptitud física” Paidotribo, 2006

El test de RAST

El test de RAST, identificado así por sus siglas en inglés (Running – based Anaerobic Sprint Test), sirve para medir, entre otras cosas, la potencia y la capacidad anaeróbicas.

El protocolo del test se basa en la realización de 6 pasadas de 35 metros a máxima velocidad, con una pausa de 10 segundos.

El test suele emplearse en deportes tales como el fútbol o el rugby, aunque también es usado en pruebas de condición física.

Cálculos

  • Velocidad = distancia / tiempo
  • Aceleración = velocidad / tiempo
  • Fuerza = masa x aceleración
  • Potencia = fuerza x velocidad

Con las potencias de cada pasada se puede determinar:

  • Potencia máxima = mayor valor
  • Potencia mínima = menor valor
  • Potencia media = sumatoria de los seis valores / 6
  • Indice de fatiga = (Potencia máxima – potencia mínima) x 100 / Potencia máxima

Las pruebas de resistencia y sus testeos

Intentaremos, a lo largo de una serie de entregas, hacer una lista de los testeos más empleados en cada deportes. Una rápida y práctica clasificación de los deportes nos muestra el siguiente cuado:

  1. Deportes acíclicos
  2. Deportes cíclicos

Dentro de los cíclicos, encontramos:

  1. De velocidad
  2. De resistencia

En esta oportunidad vamos a dedicarnos a este último grupo (las pruebas cíclicas de resistencia) que existen en el atletismo. Y a partir de ahí, cuales son las principales evaluaciones. Veamos:

Pruebas de corta duración (de 35″ a 2′):

  • Disciplinas: 400 metros y 800 metros
  • Evaluaciones: Wingate test, Test de Quebec de 90″, Pruebas de lactato

Pruebas de media duración: (de 2′ a 10′):

  • Disciplinas: 1500 metros y 3000 metros
  • Evaluaciones: Test de Cooper, Test de 1000 metros, Test de la milla, Test de Balke, Test de Astrand, Pruebas de lactato

Pruebas de larga duración I (de 10′ a 35′):

  • Disciplinas: 5.000 metros y 10.000
  • Evaluaciones: Test de Conconi

Pruebas de larga duración II (de 35′ a 90′):

  • Disciplinas: 20k marcha y media maratón
  • Evaluaciones: Test de Conconi

Pruebas de larga duración III (de 90′ a 6 horas):

  • Disciplinas: 50k marcha y maratón
  • Evaluaciones: Test de Conconi

Pruebas de larga duración IV (más de 6 horas):

  • Disciplinas: 100 k
  • Evaluaciones: Test de Conconi

Es notoria la presencia del Test de Conconi en tantas pruebas. No es casualidad. A partir de los 35′ (y en realidad, mucho antes) ya estamos en campo aeróbico, y el corredor explota su capacidad al máximo. El consumo de oxígeno es importante, pero más importante aún es su valor de umbral. Por ese motivo es que en corredores de larga distancia también pueden realizarse pruebas de VO2 máx, aunque quizá no sean tan útiles como otros testeos.

También hay que aclarar que existen muchas otras evaluaciones que pueden realizarse en el campo de la resistencia, y que en éste caso sólo se han tomando a las más conocidas.

Yo-yo test y Course Navette

Se trata de dos testeos diferentes que, gracias a sus similitudes, muchas veces se los toma como si fuera uno solo. Revisemos sus puntos en común:

  • Los dos miden la potencia aeróbica máxima
  • Los dos establecen una velocidad máxima
  • Los dos consisten en una carrera de ida y vuelta de 20 metros
  • Los dos siguen una señal sonora
  • Los dos aumentan progresivamente la velocidad
  • Los dos finalizan cuando el corredor no alcanza la señal

Entonces ¿donde esta la diferencia? En palabras del licenciado Sebastián Del Rosso, a quien he consultado para ayudarme en el siguiente post, la “diferencia principal es que en el test de Leger (Course Navette) la velocidad se incrementa a cada minuto en 0.5 km/h mientras que en el yo-yo de resistencia cada palier (o velocidad) tiene un número de repeticiones comenzando por 7 en la primera velocidad, aumentando a 8 en las velocidades 2-4, 9 reps para las velocidades 5-6, y llega a 15 en las velcidades 19-20. Las otras diferencias son la ecuación de predicción del consumo máximo de oxigeno y la ecuación que se utiliza para deteminar la vVO2máx.”

¿Cómo se calcula la velocidad aeróbica máxima (VAM)?

Obtención de la velocidad aeróbica máxima en el yo-yo test:

  • EL nivel 1 comienza a 8km/h y aumenta medio kilómetro cada nivel. Para nivel 16:3, el corredor llegó a 15.5 km/h
  • El valor en km/h se pasa a mts/seg. Para realizar la conversión, se multiplica la velocidad por 1000 y se la divide por 3600. Así, 15km/h es igual a 4,3 mts/seg

Obtención de la velocidad aeróbica máxima en el Course Navette:

  • Se emplea una Tabla de correlación de datos. Para un corredor que ha alcanzado el Nivel 15, su velocidad será de 15,5 mts/seg

¿Cómo calcular el consumo máximo de oxígeno (VO2 máx)?

Obtención del VO2 máx en el yo-yo test:

  • Se determina el nivel y la distancia alcanzada empleando una Tabla de Resultados (Por ejemplo, al nivel 16:3 le corresponden 3100 metros)
  • Se lleva el nivel alcanzado a una Tabla de Conversión y se busca la equivalencia (Para el nivel 16:3 corrresponde 65,8 ml(min(kg)

Obtención del VO2 más en el Course Navette:

  • Se aplica cualquiera de las dos fórmulas más utilizadas

1) VO2 máx = 5,857 . velocidad (km(h)  19,458

2) VO2 máx= 31,025 + 3,238 . velocidad (km(h) – 3,248 . edad + 0,1536 . velocidad . edad

Cuándo y cada cuánto evaluar

Es muy común recibir este tipo de consultas, y la verdad es que la respuesta depende de una compleja serie de variantes. En primer lugar, hay que tener en claro qué es lo que queremos evaluar para después buscar la herramienta (test) apropiada. A veces los entrenadores están más pendientes del propio test que de sus objetivos, o miden cosas que después no sirve para sus propósitos. ¿Tengo las tablas de control? ¿Son de fiar? ¿Puedo comparar mi test o se trata de un test que nadie realiza? En pocas palabras, tengo que saber qué medir, cómo medirlo y qué hacer con esos datos. Una vez que todo eso esta resuelto, entonces pasamos a la cuestión de cuándo y cada cuándo evaluar.

Si el test es presentado por primera vez a un deportista o equipo, puedo realizar una suerte de pre test sin llegar a valores muy elevados, a fin de entender su funcionamiento. Un ejemplo típico es el “yo-yo test”. Muchos jugadores no entienden las consignas verbales sino hasta que empiezan el test. Al tratarse de una prueba, el entrenador puede parar las veces que sea necesario para explicar. O si el grupo si divide entre novatos y veteranos, puede tomarse el test primero a los veteranos, mientras los más jóvenes observan.

El primer test del año se realiza durante los primeros días del Período preparatorio. Si el entrenador considera que los atletas estan en muy mal estado físicio puede aguardar un poco más, siempre y cuando disponga de tiempo. A partir de ese primer test… todo depende.

Si yo entreno resistencia con dos estímulos semanales, voy a tener que esperar más tiempo para volver a evaluar que si entreno cuatro estímulos. Esto se debe a que necesito dejar pasar más tiempo para que se produzcan cambios significativos.

Si durante el Período preparatorio mi objetivo fue mejorar el consumo de oxígeno hasta un determinado nivel – y lo conseguí -, pero durante el Período competitivo no lo voy a trabajar, no tiene sentido volver a evaluar, salvo que el objetivo del test sea saber que porcentaje del VO2 máx. se perdió.

Si deportivamente el equipo consiguió un nivel más allá de lo esperado y no puedo evaluar, entonces no evalúo. A veces, la observación directa es el único medio que tiene un entrenador para conocer el estado de sus jugadores.

Si luego de varias evaluaciones no se aprecian las mejoras esperadas o, lo que es peor, el nivel desciende, cabe hacer cambios en el entrenamiento y realizar evaluaciones más seguidas, a fin de detectar la falla lo antes posible.

Algo más: no todos los test puede realizarse en cualquier momento. Yo no puedo someter a un jugador a realizar un Conconi cada 2 semanas, pero puedo hacer pruebas de lactacto con mayos frecuencia. Claro que tampoco es muy aconsejable, pero creo que se entiende cuál es la diferencia que trato de establecer.

La evaluación, aunque parezca tonto decirlo, no siempre tiene que ver con la proyección del entrenamiento. Puede ser que yo evalúe simplemente para saber como estoy. Y puede ser que aunque el test indique algo, por distintas cuestiones no pueda hacerle caso. Ejemplo: sé que tengo que reforzar el trabajo de resistencia, pero el técnico necesita hacer trabajos tácticos… adiós al trabajo de resistencia.

Finalmente, el concepto es que no existe un tiempo determinado para realizar una evaluación deportiva. En la planificación, el entrenador marca las posibles fechas de test y a medida que el calendario avanza realiza las modificaciones necesarias. Con la experiencia, cada uno va entendiendo la mecánica de los testos, comienza a elegirlos mejor, a presentarlos a mejor y, en definitiva, a aprovecharlos mejor.

Planillas de yo-yo test

En el mes de la Navidad no podíamos ofrecer un regalo mejor. Gentileza del staff de http://www.fuerzaypotencia.com que permitió su publicación, hoy dejo a disposición de los lectores las planillas correspondientes a las distintas variantes del yo-yo test.

Espero que este aporte sirva para su desarrollo diario en el campo del entrenamiento deportivo, y los estimule a seguir preguntando y solicitando material. Sepan que en muchas ocasiones ese material se encuentra protegido por las leyes de propiedad y intelectual, lo cual vuelve imposible su publicación, a menos que los autores brinden una autorización expresa.

A punto de cumplir un año en la web, les deseo un buen año repleto de éxitos. Y mientras esperamos al desenlace de la encuesta, que será en los próximos días, los invitio a seguir participando como siempre lo han hecho.  Saludos y feliz Nochebuena.

Yo-yo Resistencia Nivel 1

Yo-yo Resistencia Nivel 2

Yo-yo Resistencia Intermitente Nivel 1

Yo-yo Resistencia Intermitente Nivel 2

Yo-yo Recuperación Intermitente Nivel 1

Yo-yo Recuperación Intermitente Nivel 2